EL APORTE DEL MUNICIPIO DE SAN SALVADOR DE JUJUY A LA PRESIÓN TRIBUTARIA PROVINCIAL DEL 2019

Por Diego Andrés Colazo
Contador Público Nacional
Especialista en Tributación

Una de las problemáticas más señaladas en los últimos tres años y dentro de los ámbitos de discusión sobre el régimen tributario argentino es, sin lugar a dudas, la elevada presión fiscal que soportan los contribuyentes de parte de los tres niveles de gobierno: el federal, el provincial y el municipal (comunal o local).

Nuestro país ha venido afrontado un proceso interno que lo convirtió, finalmente, en un infierno fiscal, expresión ésta utilizada en la jerga para contrastar con los denominados paraísos fiscales (o para decirlo en los términos correctos países de baja o nula tributación).

Tanto así que en el marco de la Reforma Tributaria que encaró el gobierno nacional (y que incluyó a las provincias -y en cierta medida a los municipios- dentro del Consenso Fiscal) se priorizó como objetivo reducir esa presión tributaria con el fin de alcanzar una estructura económica más integrada y equitativa a nivel país, mediante la coordinación de potestades tributarias y la atenuación de los efectos impositivos distorsivos, procurando así mejores condiciones para el empleo, la inversión, el crecimiento y la competitividad en los mercados externos.

Hoy, ya con un diario de lunes, podría decirse que la Reforma Tributaria no tuvo buenos resultados. La presión tributaria consolidada se ha incrementado[i] de acuerdo a lo estimado por consultoras privadas y a lo previsto por el propio gobierno en su presupuesto al establecerse nuevos tributos y las reformas en los impuestos nacionales no conformaron a gran parte de la sociedad.

En este escenario infernal se desarrolla un régimen en el que conviven 163 tributos, de los cuales 40 son nacionales, 41 provinciales y 82 municipales, según un informe del IARAF[ii].

Las últimas estimaciones conocidas sobre la presión tributaria nacional que consolida los tributos nacionales, provinciales y municipales indican los siguientes porcentajes de presión tributaria:

Los municipios argentinos no permanecieron expectantes ante esta situación, y más aún cuando las provincias no avanzaron en los compromisos asumidos por el Consenso Fiscal, como es el caso de la Provincia de Jujuy, donde no hubo ningún tipo de avance en lo que se acordó al firmarlo:

  • Establecer regímenes legales de coparticipación provincial y de responsabilidad fiscal, controlando su cumplimiento.
  • Promover la adecuación de las tasas municipales aplicables de manera tal que se correspondan con la concreta, efectiva e individualizada prestación de un servicio y que sus importes guarden una razonable proporcionalidad con el costo de éste último.
  • Crear una base pública de datos en la que consten las tasas aplicables en cada municipalidad con sus principales aspectos (hecho imponible, base imponible, sujetos, alícuotas, etc.).
  • Impulsar un sistema único de liquidación y pago de tasas municipales.

Se reseñó que existen hoy 82 tributos municipales. Ello no implica que todos los gobiernos locales cobren esa cantidad de tasas. Según el mismo informe, cada Municipio cobra alrededor de 19 tasas, existiendo algunos que cobran 25.

En el caso de la Municipalidad de San Salvador de Jujuy, ciudad capital de la Provincia, en su régimen tributario coexisten 20 tributos (entre tasas y contribuciones) y 6 cánones, totalizando 26  los conceptos previstos en su Código Tributario[i].

Si bien los cánones no son técnicamente tributos sino pagos por la cesión de derechos de uso, a los efectos del presente artículo serán considerados como tales en razón de representar una fuente de ingresos corrientes del Municipio de su propia jurisdicción.

El siguiente análisis tiene por fin establecer la cuota de responsabilidad que le cabe al municipio de la capital jujeña en cuanto a su aporte a la presión tributaria consolidada del ejerció fiscal 2019.

Desde hace varios, la técnica legislativa utilizada por el Concejo Deliberante de San Salvador de Jujuy para dictar sus leyes Impositivas o Tarifarias de ejercicio consiste en expresar, en la mayoría de los tributos, el monto a abonar a través de “unidades tributarias”.

Lo curioso del asunto es que incluye en el penúltimo artículo de la misma ordenanza impositiva el valor de cada unidad tributaria, en lugar de delegar en el Ejecutivo el valor de la misma, como ocurre en otros municipios.

Mi crítica a esta forma de legislar es que resta transparencia fiscal a una norma de particular importancia para los ciudadanos contribuyentes en lo que se refiere a la planificación de su carga tributaria. En este sentido, sería mucho mejor expresar concretamente los montos a abonar por cada tributo en lugar de posponer la lectura hasta el capítulo final de la ordenanza impositiva donde se halla el elemento que permite cuantificar las obligaciones.

Ahora bien, obsérvese en el cuadro siguiente la situación particular de cada tributo o canon respecto de lo previsto para el ejercicio anterior:

De la lectura del cuadro pareciera que no hubo mayores incrementos en los tributos municipales, salvo 3 casos puntuales al que sumamos una tasa en la que se eliminaron exenciones.

Sin embargo, debemos señalar que lo que incrementa la presión tributaria municipal es el aumento en el valor de la unidad tributaria, según se expone:

Las variaciones en el valor de la unidad tributaria aumentaron un 41% desde el inicio del ejercicio 2018 al cierre del ejercicio 2019. Si se comparan por tramos similares de meses, las variaciones son del 30% para el primer tramo y 33% para el segundo.

Este indicador ya de por sí es claro en cuanto al incremento en la presión tributaria municipal capitalina y expone que en cada tributo hubo entonces un aumento del monto a pagar.

A ese aumento de presión debemos sumarle los incrementos específicos de los 3 tributos que presentan variaciones:

  1. En la Tasa por servicio urbano de limpieza en la vía pública (una de las que abarca mayor cantidad de contribuyentes) el incremento fue del 59% por el aumento de la cantidad de unidades tributarias a pagar. Ello, más el incremento en valor de la unidad tributaria provocó que haya aumentos mayores al 100% en este año respecto al anterior. El aumento perjudicó tanto a residencias como a comercios.
  2. En el Canon por utilización de bienes inmuebles de propiedad municipal hubo aumentos de 15% en la cantidad de unidades tributarias a pagar. A ello debe sumarse el aumento del valor de las unidades.
  3. En el derecho por el otorgamiento de licencias de conducir, se redujeron entre un 13 y un 23% las cantidades de unidades tributarias a abonar. No obstante, por el incremento del valor de la unidad de medida, los importes a abonar durante el ejercicio 2019 son mayores que los del ejercicio anterior, por lo que hubo incremento también en la presión tributaria por este concepto.

Finalmente, debe resaltarse una medida que tiene efectos importantes sobre los contribuyentes de la capital jujeña.

La Ordenanza Impositiva 2019[i] elimina el artículo 91 previsto en la ordenanza del ejercicio anterior[ii] referido a exenciones en la Tasa por Servicios de Inspección, Seguridad, Salubridad e Higiene que beneficiaban a las empresas que se tributaron las tasas que inciden sobre la prestación del servicio de Alumbrado Público y sobre la instalación y suministro de gas, como así también a aquellas que tuvieren la concesión del servicio urbano de limpieza de la vía pública.

Dicha medida, además de impacto recaudatorio para el Municipio capitalino, supone un mayor costo fiscal que asumen los contribuyentes en sus respectivas facturas por la traslación parcial o total de ese costo impositivo que asumen las empresas que prestan esos servicios.

A partir del análisis efectuado y de diversas experiencias sufridas en el ámbito de la tributación municipal, surgen algunas observaciones puntuales:

  1. Resulta ser muy significativo el incremento de la presión tributaria municipal en San Salvador de Jujuy para el período fiscal 2019, tanto por los aumentos en las unidades tributarias a abonar como en el aumento de su valor.
  2. En los últimos años se vienen tomando algunas decisiones desacertadas en materia de política fiscal local, como por ejemplo la generalización de la Tasa por Servicios de Inspección, Seguridad, Salubridad e Higiene que calcula su base imponible a partir de un porcentaje de los ingresos brutos obtenidos por los contribuyentes y sin considerar el verdadero costo del servicio que es perfectamente determinable. Otros ejemplos de errores en la política fiscal municipal es la eliminación de exenciones en dicha tasa y en el establecimiento de regímenes de recaudación anticipada, de bajo costo para el fisco y efectos no deseados para los sujetos designados agentes y los contribuyentes en cuanto a costos operativos, responsabilidades e injerencia en mercados.
  3. La legislación tributaria municipal es compleja, de difícil acceso y exhibe poca transparencia para el contribuyente.
  4. La administración tributaria municipal no se encuentra profesionalizada en un grado razonable y sus estructuras y procesos son demasiado burocráticos e ineficientes.
  5. Los contribuyentes son prisioneros para cualquier trámite de las trampas de los “Libre Deuda”.
  6. La fiscalización tributaria municipal es inexistente en un contexto de altísima informalidad.

Los presupuestos deficitarios de los Municipios son culpables sin lugar a dudas de su creciente angurria recaudatoria. En la medida en que no se reduzca y se haga más eficiente el gasto público la presión tributaria municipal seguirá en aumento y atentando contra todo intento de desarrollo económico local.

La política fiscal local debe establecer los tributos sin mirar la columna de los gastos y haciendo foco en los costos de los servicios prestados, de los derechos por cobrar o de los beneficios recibidos por los contribuyentes.

Si no, esa expresión más cercana y mínima del Estado que constituye un municipio continuará siendo inviable para los contribuyentes ciudadanos que lo soportan.

Referencias y Fuentes:

[1] https://www.clarin.com/economia/economia/nuevamente-presion-tributaria-record_0_abUBNoesr.html

[2] https://www.iaraf.org/index.php/informes-economicos/area-fiscal/277-informe-economico-48

[3] Ordenanza Nº 3893/2003 del Concejo Deliberante de San Salvador de Jujuy

[4] Ordenanza 7.292/2018.

[5] Ordenanza 7.141/2017.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí